115 años junto a cada tresarroyense

ST 9. 8°
Despejado

Policiales

DESDE LA REDACCION

¿Condenada por una foto?

11|03|18 16:42 hs.

Por Jorge Enrique Mendiberri 


No pudo menos que sorprender a quienes cubrimos periodísticamente el juicio por jurados a Silvina Inés Cervetti, el argumento extra de la Defensa Oficial durante la audiencia de cesura de juicio celebrada cinco días después de haber recibido el veredicto de "culpabilidad" por parte del Jurado. 

Es que en la jornada prevista para discutir la pena que el juez iba a dictar, y como si fuera una revancha de los alegatos en los que, a pesar de su esfuerzo, no logró convencer al menos a uno de los doce miembros del Jurado, la doctora Laura Pereyra argumentó que su representada había "llegado condenada" al juicio a raíz de la publicación, principalmente de una foto, que estuvo en todos los medios de Tres Arroyos, pero que ella se conformó con mencionar a "la prensa escrita", en obvia alusión a LA VOZ DEL PUEBLO. 

 La imagen reflejaba el momento en que la telefonista de 32 años era detenida en su casa, en junio de 2016, a raíz de la imputación del crimen de su beba de 8 meses y la sospecha de haber matado a otros dos hijos suyos en años anteriores y de la misma manera.

Según la doctora Pereyra, esa publicación vulneró el principio constitucional de "presunción de inocencia" porque supuestamente influyó en los miembros del Jurado que, posteriormente, iban a estar tres días analizando las pruebas que ambas partes iban a presentar y atacar, respectivamente, antes de insistir con los mismos fundamentos que había postulado en los alegatos y cerrar pidiendo la nulidad de lo actuado y la realización de un nuevo juicio oral; requerimiento al que no accedió el juez Carlos Mazzini y dictó la pena de prisión perpetua. 

El trabajo de la prensa sobre el caso Cervetti fue el único nuevo fundamento que la abogada agregó a los ya presentados durante los alegatos en los que cuestionó las pericias realizadas por otros forenses, sobre el resultado de la primera autopsia y fotos de la criatura fallecida que fueron exhibidas por el fiscal durante el debate. 

Sin embargo, como si un olvido hubiera hecho que la cuestión de prensa haya quedado afuera de los alegatos, en la cesura de juicio que se realiza únicamente ante el juez, la doctora Pereyra apuntó contra este diario como el responsable de un veredicto unánime de culpabilidad, acerca del cual, incluso tras haber logrado su objetivo, sus exigencias no dejaron de ser cuestionadas por el fiscal Lopazzo como un factor necesario para lograr una condena cuando lo que se juzga son delitos que prevén una pena de prisión perpetua, tal como lo indica el Código Penal y la Ley 14.543. 

Esto sin dejar de mencionar que, durante el desarrollo de la primera audiencia del debate, y supuestamente a requerimiento de la misma defensa, LA VOZ DEL PUEBLO, por primera vez desde que se cubren estos juicios, recibió una sugerencia desde Tribunal a raíz de un pedido de la defensa, de no publicar las declaraciones de testigos durante el debate de carácter oral y público para "no influir" en los Jurados, como si esas personas debieran leer el diario para tomar una decisión. No obstante, desde este diario se accedió al requerimiento y sólo fueron publicadas las partes de la Fiscalía y la Defensoría Oficial. 

Es difícil no imaginar que el argumento sobre las publicaciones de prensa estarán entre los fundamentos de la respectiva apelación del fallo en primera instancia ante un Tribunal de Alzada y preocupante la consideración que algunos sectores de la Justicia hacen sobre ellas. Sobre todo, en el marco de un Juicio por Jurados, donde la exigencia para el veredicto de "culpabilidad" era la "unanimidad" y la publicación de noticias, un derecho y una garantía de la forma republicana de gobierno que establece nuestra Constitución Nacional. 

Interrogantes 

Ante esta situación surgen distintos interrogantes. El primero puede estar relacionado con la actitud que tomó el periodismo tresarroyense ante el arribo de la noticia por los habituales canales de información cuando Cervetti fue detenida. 

¿Hubiera atenuado la situación judicial de Cervetti no publicar su imagen y privarse de una noticia de semejante magnitud, cuando el objetivo de los medios es únicamente informar? ¿Por qué no estuvo la Defensa asegurándose que le cubran el rostro a la entonces sospechosa y, por consiguiente, protegiendo a su representada de las fauces de la prensa si es que la considera un factor tan influente? ¿O directamente se pretendía ni siquiera publicar la imagen de Cervetti saliendo esposada con el rostro cubierto porque, según se dijo en el juicio, la presencia de "numerosos policías" también la condenaba mediáticamente? 

Si la Defensa Oficial siempre consideró que los medios juegan un rol clave en el futuro de las causas penales, ¿por qué no usó ni usa el espacio que los medios jamás le negaron para compartir su posición y pelear con las mismas armas que luego le critica a la Fiscalía? En este último sentido, estamos en condiciones de afirmar que desde LA VOZ DEL PUEBLO nunca se le negó un espacio a ninguna parte en el marco de un hecho criminal, por el contrario, muchas veces se debe combatir con la insistencia para conocer una postura o conformarse con un escueto comunicado ante la existencia de situaciones verdaderamente graves. 

Sostener que la prensa es la responsable de un veredicto de culpabilidad en un Juicio por Jurados, corre el riesgo de entenderse como una subestimación a la capacidad intelectual de sus miembros y la objetividad de un sistema elegido, en este caso, por la parte que impulsa los cuestionamientos. Transformándose de esta manera, en un nuevo actor de los que critican su esencia por considerarla desbalanceada, paradójicamente, en favor del sector que la defensa representa. 



Te interesaría leer