115 años junto a cada tresarroyense

ST 9. 1°
Despejado

Carta de Lectores

Actualidad política

Un debate inoportuno y el riesgoso amiguismo político

04|03|18 18:15 hs.

A lo inesperado siguieron las interpretaciones de la decisión del Gobierno de habilitar la discusión sobre el tema del aborto. 


Si es para desviar la atención pública de la nada agradable situación de directos colaboradores del presidente con episodios sobre conductas y situaciones, donde se mezclan lo público y lo privado en el manejo económico de bienes personales y erario gubernamental, con directa participación de la Justicia, reclamando aclaraciones y pruebas sobre determinadas operaciones económicas. 

O significa, enviar a la discusión, un tema siempre urticante, que promueva un fervor a favor o en contra, para disimular la pérdida de imagen ante una situación errática y desfavorable económicamente, que achica las expectativas de futuras soluciones que la sociedad reclama. O no es ni lo uno ni lo otro y solamente constituye una estrategia que el Gobierno utiliza como ensayo de futuras decisiones. 

Una opinión personal es que pareciera tener un final casi anunciado, cuya discusión se prolongará en el tiempo, sin decisión favorable legal a la interrupción del embarazo. Un primer sondeo en el Parlamento permite alentar este resultado. Macri, Michetti, Pinedo, Cristina Fernández, María Eugenia Vidal, ministros, gobernadores e intendentes, han manifestado su opinión en contra de la interrupción del embarazo. 

Obviamente la Iglesia Católica y todo el arco constituido por las organizaciones cristianas, ídem. Habrá que esperar los debates y si de ellos pueda surgir otra alternativa que no sea un casi anunciado resultado negativo. Un episodio más pintoresco que de importancia, fue la expresión pública del obispo platense, monseñor Aguer, quien señaló "Macri, alumno del Newman y de la UCA, no sabe siquiera hacer correctamente la señal de la cruz". 

Este episodio habría disgustado al Vaticano, que nunca ha usado lenguaje o actitud ninguna que pudiera significar falta de respeto a la investidura presidencial argentina. La decisión, jubilación para el prelado y reemplazo por un sucesor de confianza papal. 

La política debe atender la verdad del país o la realidad será contundente en su respuesta, no solo para el Gobierno, también para la oposición y para otros sectores del poder económico, que se hacen los distraídos y ayudan poco. O para un sindicalismo arrinconado y sin respuestas a la situación laboral de la Argentina, que lo único que hace es quejarse, sin que se les caiga una idea que acompañe proyectos serios que tiendan a intentar cumplir con sus obligaciones de dirigentes y muestre compromiso con el país. 

El Gobierno debe dejar de defender lo indefendible, haciendo profesión de amiguismo. A la gente no le importa las amistades entre los funcionarios, exige claridad de conducta y honestidad de gestión. Dujovne, lo dejaron mudo en España; Triaca, se quedó con tremendo costo político; Díaz Gilligan, al otro día que renunció, lo imputaron judicialmente; Caputo, con citación judicial para aclarar situaciones muy delicadas. 

La Oficina Anticorrupción, con la conducción de Laura Alonso, con preocupante incompetencia de resultados y sospechas fundadas de parcialidad política. Hay funcionarios importantes del Gobierno de Macri, que no responde adecuadamente a la libertad de acción que les otorga el presidente. 

Cometen errores de lenguaje y acción, que después se reflejan en reacciones de la comunidad afectadao el aprovechamiento político de los opositores, en detrimento de la imagen del primer mandatario. En sus más de dos años de Gobierno, Macri puede haber cometido muchos errores que la sociedad advirtió y criticó con razón, manteniendo reclamos de promesas incumplidas.

Pero otras veces, la incompetencia de sus funcionarios y colaboradores, con sus conductas y acciones, lo han perjudicado. Hay algo que está claro, él los designó y se tiene finalmente que hacer cargo, eligiendo mejor a los próximos.

Tribunas incómodas 
El fútbol, pasión argentina, es un ejemplo. Su pertenencia boquense, que nadie duda o desconoce, fue presidente de la entidad en exitosas gestiones, también lo lleva a cometer errores. 


Daniel Angelici


El titular actual boquense, Daniel Angelici, su señalado operador político en la Justicia, entra y sale de Olivos permanentemente. La invitación a su despacho al director técnico y su relación con el presidente de la AFA, le formó un combo de opinión adversa en el resto de las entidades del deporte más popular de la Argentina.

La acción fue arremeter contra Macri como el impulsor de que Boca debía ser campeón de cualquier manera. Esto no se lo creen ni los que inventaron la campaña, pero el gobierno y el presidente manejaron mal las apariencias. Esto termina produciendo una situación riesgosa que preocupa al Gobierno, aunque lo niegue. 

En las últimas semanas en casi todas las canchas de fútbol se produjeron episodios de insultos al presidente, que tuvieron eco en las redes sociales. 

Estas manifestaciones siempre se inician con las barras bravas de las instituciones, a las que posteriormente se suman sectores de gente común, que se siente afectada por decisiones oficiales, que demuestran que las cosas no andan bien en muchos estamentos de la sociedad argentina. 

Pero el origen real de las protestas futboleras, se centra en la aparente decisión del titular de la AFA, Chiqui Tapia, confeso Xeneize, que la única barra brava que oficialmente concurriría al Mundial de Rusia sería la de Boca Juniors. Por esto es que los cánticos tienen su inicio en las canchas desde los sectores donde se ubica la barra brava de cada equipo.

Vidal, con viento en popa 
Pero Cambiemos tiene una geografía desde donde se proyectan las buenas noticias para la agrupación en general y para Macri en particular. 

Es la provincia de Buenos Aires, donde María Eugenia Vidal, con sus errores y aciertos, camina con firmeza con su estrategia de galopar con el viento de sus acciones tras solucionar las inquietudes de los bonaerenses, eligiendo con precisión quirúrgica donde hay que operar para mejorar la situación de los habitantes de la provincia que gobierna. 

Asume sin grandilocuencias dramáticas los problemas, no abandona la calidez de su sonrisa comprensiva, que muchas veces suele disfrazar duras decisiones contra vicios perniciosos de la administración bonaerense. Tiene los votos para apabullar parlamentariamente a la oposición, pero prefiere el diálogo duradero, que la confrontación con solo ventajas temporales. 


Maria Eugenia Vidal


Cambia funcionarios por su rendimiento y convocó a ex colaboradores de Scioli. No acepta compromisos políticos para designar colaboradores por reclamos electorales. Últimamente recibe duras críticas de la oposición, intendentes peronistas, de que los discrimina, sobre todo en el Conurbano, en aportes de obras y dinero. 

En la actualidad enfrente, una vez más, la dura batalla con gremios docentes a los que acusa de defender solo intereses corporativos. Su ministro de Educación explica con claridad los datos del área. Un ejemplo: la tasa de ausentismo docente en la provincia es de 17 por ciento, con un promedio de de 117.343 licencias mensuales otorgadas, con costo para la Provincia de 19.000 millones de dólares.

La Provincia propone un importante premio al presentismo, como manera de compensar salario sin influir en la inflación. Otro ejemplo: el médico psiquiatra, de La Plata, Juan Carlos Olenczuc, en diez días atendió 107 licencias, más de diez certificados por día, cuando el promedio no supera las cuatro. 

Vidal no es producto de la improvisación política y sabe muy bien que las decisiones del gobierno nacional, en muchos casos, no favorece a Cambiemos en importantes sectores bonaerenses. Ya conoce que en lo profundo del Conurbano y en muchas municipalidades importantes, especialmente en La Matanza, a Vidal pueden tolerarla, aunque la critican, en definitiva es la gobernadora, pero con Macri es "otra cosa", y ella conoce cuál es esa "cosa". 

Esto no impide la continuidad de la obra pública, la reestructuración del Estado provincial y las respuestas que tiene preparadas para el futuro. Medios económicos no le faltan, solo debe adaptarlos a los tiempos de su estrategia política. Se inicia un año de transición y de espera al 2019, pero que será clave para el futuro político, en el que ella debe jugar en el tablero principal. 

Hasta ahora parece confiada en el timón del barco de su Gobierno, que cree, navega sólido con viento en popa.   


Escribe Esteban Ernesto Marranghello