115 años junto a cada tresarroyense

ST 12. 5°
Nubes aisladas

La Ciudad

Desde la Redacción

Las respuestas que no da el jefe de Gabinete

25|02|18 19:48 hs.

Hay actitudes que definen cómo un funcionario ejerce su tarea. Van mucho más allá de lo que podría ser una simple anécdota. Tienen un sentido profundo y revelador porque expresan la manera en que concibe su cargo. El lugar que a sí mismo se otorga, que considera le corresponde y toma como propio.


El jefe de Gabinete, Hugo Fernández, es un ejemplo cabal en este sentido. Aunque no un buen ejemplo. Lo demostró esta semana, con una forma de proceder que lamentablemente no hace más que describirlo. 

Su interés por realizar declaraciones para advertir sobre dificultades en el desarrollo o inicio de obras públicas, con fondos de la Provincia y la Nación, estuvo acompañado de una decisión personal: excluir a LA VOZ DEL PUEBLO. 

El jueves, en horas del mediodía, desactivó un encuentro con periodistas al tomar conocimiento de la presencia del diario. Que, a la vista está, le resulta ingrata. Reformuló su estrategia para lograr la exclusión: se encargó de que medios sean convocados en forma individual, para recibirlos en el municipio el viernes en la mañana. 

Todos menos LA VOZ DEL PUEBLO, por supuesto. Cuando un funcionario quiere expresarse públicamente sobre un tema determinado, se comunica la citación a través del área de Prensa. 

Por lo general, mediante WhatsApp, el sistema más ágil, y en menor medida por correo electrónico. Esta vez nada de eso sucedió. 

La segunda autoridad más importante del gobierno municipal, después del intendente Carlos Sánchez, destinó parte de su pensamiento y energía con esta finalidad 

¿No tendrá temas más productivos en los que ocuparse? ¿Actuará igual con todos aquellos que no le caen en gracia? Ha puesto una estructura, que no le pertenece porque es patrimonio de todos los tresarroyenses, al servicio de su capricho. 

A veces vale la pena reiterar una obviedad. Una y otra vez si resulta necesario. La Municipalidad es un ámbito público. Al igual que la función que le confiaron. Desenvolverse discrecionalmente como si se tratara de su casa, donde es el dueño y decide según su parecer, implica una enorme confusión -por llamarla de alguna manera- que explica su nivel de arbitrariedad. 

El jefe de Gabinete no parece dispuesto a responder preguntas sobre temas en los que se impone el silencio en el municipio. ¿Cómo hizo Daniel Galera, contratado en la Secretaría de Seguridad desde agosto, para cobrar enero sin haber trabajado y cumplir su función cuando se trasladó a Claromecó en el verano? ¿Qué cargo le ha sido asignado a Javier Kristensen? 

Son dos casos que fueron dados a conocer en nuestras ediciones y motivaron pedidos de informes al Ejecutivo por parte de bloques del Concejo Deliberante. Aunque esté molesto con el diario, lo excluya y no atienda los llamados telefónicos. Aunque se mueva en el Palacio Municipal con actitudes -como la mencionada- que anteponen la postura personal a las responsabilidades de la gestión. 

Tiene que dar respuestas y se las debe a los vecinos. Hasta ahora, no lo ha hecho.