115 años junto a cada tresarroyense

ST 18. 9°
Cielo cubierto

El Campo

Transportistas de Granos

Tras 15 días, los camioneros levantaron el piquete en el puerto de Quequén

17|02|18 09:43 hs.

Después de 15 días de bloqueo, los autodenominados Transportistas de Granos Autoconvocados (TGA) de Quequén y Necochea levantaron el piquete que impidió que el puerto de Quequén operara. 


Para dimensionar el daño que causó la medida de fuerza de los camioneros, basta mencionar que en la última semana la terminal apenas pudo recibir un camión por cada tres que ingresaron a Bahía Blanca. 

"El Consorcio de Gestión de Puerto Quequén, encabezado por su presidente, el doctor Arturo Rojas, en conjunto con la CGT local y los referentes de los gremios portuarios, tras reiteradas mesas de diálogo, logró establecer un consenso con los Transportistas Autoconvocados para levantar la medida de fuerza, que se plasmó en la firma del Acta Acuerdo para normalizar la Operatoria", se indicó en un comunicado de prensa. 

"El Consorcio de Gestión y la Mesa sindical de la CGT Necochea, a través de los gremios que la componen, se comprometen a realizar todas las gestiones y los esfuerzos necesarios para que se lleven a cabo las reuniones entre los Transportistas Autoconvocados de Necochea y Quequén, y los Dadores de Carga, las terminales portuarias, el Centro de Acopiadores de Puerto Quequén y toda otra entidad que agrupe y resulte representativa para la carga de cereales, con el objeto de generar un marco de diálogo con vistas a lograr un consenso que tienda a solucionar el reclamo de los transportistas, en un plazo que de ninguna manera podrá superar los 10 días a partir de la firma del acta", agrega el escrito enviado por el Consorcio. 

En ninguna parte del comunicado se explica qué es lo que reclaman los camioneros y esto no es casual: distintas fuentes consultadas indicaron que "nos fueron corriendo el arco con el paso de los días". 

"El grupo no tiene conducción, es totalmente anárquico y me parece un despropósito que después de 14 días (del piquete) no se sabe lo que reclaman", aseguró Rojas en una conferencia de prensa el jueves por la tarde.

Al Ministerio 
Hay que recordar que el jueves de la semana pasada, el Ministerio de Transporte de la Nación anunció que los transportistas, los productores y los dadores de carga llegaron a un acuerdo para que la tarifa nacional de referencia para el transporte de granos suba un 12%. 

En rigor, los autoconvocados que estaban bloqueando los puertos en todo el país, no tienen representación institucional, y no están reclamando una suba de tarifa sino que la misma sea de aplicación obligatoria, y no de libre contratación, como lo marca la Ley del Transporte de Cargas (24.653). 

Como una medida conciliatoria, cuatro voceros del grupo de transportistas fueron recibidos la semana pasada en la ciudad de Buenos Aires por funcionarios del Ministerio de Transporte de la Nación para ser citados a una audiencia el próximo viernes 23 de febrero. 

La condición para ser recibidos en el Ministerio de Transporte era desactivar los piquetes que venían realizando en accesos y rutas tanto del centro como del norte del país, algo a lo que accedieron los cuatro voceros. 

Sin embargo, los transportistas localizados en la rotonda de Necochea no aceptaron la propuesta negociada en la ciudad de Buenos Aires, con lo cual decidieron mantener las guardias en las inmediaciones del puerto de Quequén. Fue el único piquete que se mantuvo activo. 

En los tres días hábiles de esta semana (miércoles a viernes) los ingresos matinales de camiones a las terminales del Quequén sumaron apenas 654 versus 2050 camiones arribados a los puertos de Bahía Blanca, según datos de Williams Entregas.

"Preocupa seriamente a la agroexportación la subsistente parálisis que se observa en el puerto de Necochea-Quequén, donde perduran las amenazas a transportistas que provocan la falta de camiones que repongan el suministro de materias primas y subproductos del agro para poder reanudar la exportación, como sucede tanto en los puertos de Santa Fe como de Bahía Blanca", explicó Andrés Alcaraz, gerente de Comuniones de Ciara-CEC antes de que se levantara el bloqueo. 

"Mediante una acción irregular e ilegal, un grupo minoritario que no acató la tregua de los transportistas autoconvocados del viernes pasado mantiene al puerto de Necochea-Quequén con una importante acumulación de buques -16 hasta ayer viernes- que, al no poder cargar, provocan pérdidas diarias en dólares sumamente importantes", añadió.  

Gran daño 
El presidente de la Cooperativa Alfa, Juan Ouwerkerk, manifestó su preocupación por las consecuencias que traerá las dos semanas que el puerto estuvo sin operar. "Un barco, en promedio, carga 40.000 toneladas, mientras que un camión lleva 28 toneladas. Hasta el miércoles había 10 barcos esperando cargar, quiere decir que fueron más de 14.000 viajes que no hicieron los camioneros. Eso, multiplicado por un promedio de 10.000 pesos por viaje que cobraría cada transportista, estamos hablando de 140 millones de pesos que no tienen en el bolsillo. Y muchos son camioneros de esta zona, que por ende, no están volcando ese dinero en la ciudad", indicó. 

Por otra parte, está el perjuicio para el exportador que contrató el barco por cada día de espera. "Un buque que carga 60.000 toneladas, paga 60.000 dólares por día de multa. Ahora, eso el exportador luego se lo traslada al precio de la carga, entonces lo termina absorbiendo el productor", aseguró. 

"Para nosotros es un problema grande porque no podemos cumplir los cupos que teníamos acordados. Muchas de las operaciones son de pago contra entrega, entonces, si no podemos llevar esa mercadería al puerto, el comprador no te la paga. Con los cual esos negocios están parados", se lamentó Néstor Migasso, gerente de la Cooperativa Agraria. 

Y también explicó que "esto genera un problema logístico porque necesitamos ir sacando la mercadería, en este caso la cebada y el trigo, para acondicionar las plantas para recibir el girasol". 

Por último, Ouwerkerk se quejó por la inacción de todo el arco político de la región. "Lo más grave de esto es que ningún intendente, ningún concejal y ningún legislador provincial de esta zona intervino para intentar solucionar el conflicto que hizo que durante dos semanas no se pudieran cargar los barcos", criticó.