115 años junto a cada tresarroyense

ST -1. 0°
Despejado

Policiales

Violencia de género

Ella no quería volver y él entró en su casa y la baleó

10|02|18 15:44 hs.

Una mujer fue baleada en su casa y delante de su hija por su ex pareja y anoche continuaba internada en el Hospital Pirovano sin que su vida corra peligro, informaron fuentes del centro de salud tresarroyense y la policía. 


A raíz del hecho, fue arrestado Edgardo Miguel Benítez, un empleado municipal de 33 años que en la noche del jueves, poco antes de la medianoche, violó la restricción de acercamiento que pesaba sobre él, ingresó al domicilio de María Lorena Saavedra, una vendedora particular de ropa de 41 años, y la atacó a tiros delante de su hija de 19, quien logró salir para pedir auxilio a los vecinos. 

Tras eso, Benítez se retiró hacia la casa de su padre, ubicada a unas dos cuadras del lugar del hecho, donde finalmente fue detenido por el personal de la Sub Delegación de Investigaciones de Tres Arroyos. 

Como consecuencia del ataque, Saavedra fue trasladada al área de emergencias del nosocomio tresarroyense, donde recibió atención médica y fue intervenida en el área de Traumatología a raíz de las lesiones producidas en su brazo derecho en el curso de la madrugada. 

Luego de eso, se dispuso que continúe internada, compensada y contenida multidisciplinariamente como consecuencia de sus lesiones, acerca de las cuales se indicó que no presentaba riesgo de vida.

Antecedentes violentos 
En el pasado mes de enero, Saavedra había recibido un botón de pánico para cuidarse de los ataques de su ex pareja. Los vecinos de la cuadra no olvidan los episodios de violencia anteriores ocurridos aparentemente porque ella no quería restablecer la relación que se había quebrado a principios de ese mes y dio origen a la primera denuncia por violencia de género, a raíz de la cual le suministraron la herramienta preventiva. 

En los números de emergencia donde sonaba el teléfono al ser presionado el botón de pánico estaban dos vecinas, quienes anoche recibieron la señal y llamaron a las autoridades. 

Una de ellas, le informó a LA VOZ DEL PUEBLO que, en la primera pelea, Benítez le había sacado el techo de un local que Saavedra tiene delante de su casa “porque decía que era de él” y, según comentan, luego se lo volvió a colocar, “le pidió perdón, pero ella dijo que no quería volver”, dijo una allegada que pidió reservas en su identidad, pero no vaciló en agregar que, “(cuando Benítez arregló lo roto) vino a hacer la parte eléctrica alcoholizado, le pegó porque ella no quería venir, hizo la denuncia y ahí le dieron el botón antipánico”. 

Anoche, el sospechoso habría ingresado en el inmueble tras saltar un corralón cuando Saavedra y su hija menor (tiene otro hijo de 20 años que estudia fuera de la ciudad), se encontraban solas en el inmueble. 

Fuentes del caso indicaron que el sospechoso habría permanecido escondido atrás de una puerta y, cuando las mujeres lo encuentran, éste habría empezado a gatillar sin que salgan las balas. 

Según se indicó, ahí Saavedra le dijo a su hija que corra, sin poder evitar que a ella la hieran en un brazo. La chica de 19 años logró salir de la casa y pedir ayuda a los vecinos, mientras que el agresor escapó con rumbo desconocido. 

Más tarde, la policía arribó al lugar y, tras una serie de averiguaciones, se dirigió a un inmueble ubicado en la avenida Güemes al 1100, a dos cuadras del lugar de los hechos, donde finalmente fue arrestado bajo cargos de “homicidio en grado de tentativa y desobediencia en concurso real”, investigación que es instruída por el fiscal Gabriel Lopazzo, titular de la UFI N°13.