115 años junto a cada tresarroyense

ST 18. 8°
Nubes dispersas

Carta de Lectores

Psicología

Miedo al compromiso afectivo

04|02|18 11:03 hs.

Por Claudia Torres 


Es habitual que digamos o escuchemos a alguien decir frases como "te habías comprometido a...", no me pongas en un compromiso...", "¿Dónde quedó el compromiso que asumiste?". 

Esta palabra se utiliza para describir una obligación que se ha contraído o con una palabra que se ha dado en diferentes circunstancias. La palabra compromiso, significa poner en juego nuestras capacidades para sacar adelante todo aquello que se nos ha confiado y nuestra conciencia ha aceptado. 

Desde la Psicología, se define el Compromiso como la "obligación interna racionalizada por el sujeto y decidida por la voluntad y por sus estados de ánimo, el cual da como función principal la deliberación de un deseo de hacer o no hacer". 

Ahora bien, ¿que nos lleva a enfrentar estos compromisos con miedo? ¿Por qué hay personas a las que esta simple palabra les produce ese sentimiento? Y especialmente en las relaciones sentimentales... ¿Qué nos lleva a tener miedo a comprometernos? 

Es muy importante tener en cuenta que el miedo es una emoción que aparece ante innumerables acontecimientos vitales. Básicamente es un mecanismo que nos alerta de un peligro (real o imaginario) y que pone en marcha procesos de afrontamiento; pero puede activarse sin motivo o con una magnitud que excede el alcance del peligro. 

En lo relativo a las relaciones de pareja, el miedo al compromiso es la preocupación, duda o inseguridad de iniciar o mantener una relación, por encima de los obstáculos o dificultades que puedan aparecer. 

En general se expresa en forma de pensamientos y emociones contradictorias, que provocan un importante malestar emocional en quien lo padece y en su pareja. Se suelen vivir períodos que alternan emociones muy opuestas: atracción, decepción, motivación, apatía, culpabilidad, reproche... 

Los principales factores que influyen en el miedo al compromiso son nuestra capacidad de gestión emocional y nuestro estilo de pensamiento. 

Las causas del miedo a comprometerse pueden ser varias, pero a nivel profundo siempre nos encontramos con el miedo a perder algo, ya sea nuestra independencia o libertad o a perder el control sobre nuestra vida y nuestros sentimientos, a perdernos a nosotros mismos. 

 El elegir también nos hace desechar otras opciones, quizás este sea un punto clave cuando "queremos todo" y si optamos por una opción, las demás quedarían sin transitar. 

Otras veces, lo que sucede es que la persona tiene miedo al fracaso, a que la relación salga mal, y a sufrir. En esos casos, cuando conocemos a una persona que nos atrae e iniciamos una relación con ella, no nos entregamos del todo, no nos comprometemos. 

Como resultado, la relación no avanza, no evoluciona y se estanca. En algunos casos el miedo al compromiso proviene de una mala historia sentimental. Si la persona ha tenido una relación de pareja que le ha causado daño y le ha hecho sufrir, puede hacer una generalización errónea y pensar que todas las relaciones serán así. 

Por eso, inconscientemente, se protege del amor y el compromiso. Estas personas a menudo tienen miedo a no "estar en la relación correcta" o a que el otro le abandone sin previo aviso, le sea infiel o le haga sufrir. Podríamos decir que en ciertas circunstancias, las heridas de la infancia pueden estar en la base del miedo al compromiso. 

Si la persona ha sufrido abusos o traumas durante la niñez o si ha estado expuesta a una dinámica familiar complicada, es posible que experimente cierto rechazo a mantener una relación de pareja estable. 

Esto se debe a que no se creó un apego seguro durante los primeros años de vida y, en su interior, sigue pensando que los otros no son de fiar, por lo que protege celosamente sus sentimientos. Veamos que características pueden tener estas personas: Podrían ser personas rígidas en el trato, quieren tenerlo todo controlado. 

La falta de control es lo que les hace activar los mecanismos de alarma. Quizás tengan dificultades en expresar sus propias emociones. Intentan no profundizar en lo que sienten o piensan respecto a alguien o algo y ello provoca problemas de comunicación con los demás. 

En muchas ocasiones se sienten inseguros de sí mismos y no soportan ver la seguridad en otros, por lo que inconscientemente crean disonancias cognitivas como convenciéndose de que esa persona no es tan maravillosa como se muestra ante los demás. 

Tengamos en cuenta que el carácter y la personalidad que tenemos en nuestra etapa adulta va muy de la mano de la relación afectiva que hemos tenido con nuestros progenitores en la infancia. 

Es por ello que una familia que haya protegido mucho a su hijo, haya sido muy rígida en su educación o demasiado permisiva, hace que la persona no pueda desarrollar sus propias estrategias de afrontamiento para valerse por sí misma.

¿Cómo afrontamos este miedo a comprometernos emocionalmente? Admitir que tenemos limitaciones emocionales en las que tenemos que trabajar. Evaluando las verdaderas necesidades y arriesgándonos a afrontar los miedos, éstos desaparecerán. 

Por tanto, una buena autoestima es la base de todo. Al miedo se le vence encar*ndolo. No vamos a evitar aquello que nos da miedo... huir no soluciona el problema. Valorarse a uno mismo fortalecerá la seguridad en las acciones y decisiones que tomemos. 

Por tanto necesitamos hacer un reconocimiento positivo de nuestras capacidades y limitaciones, ya que una limitación no es algo negativo, se necesitan de ambas para encontrar el equilibrio. Es básico empezar a expresarse emocionalmente, sobre todo la parte negativa de nuestro malestar. 

De esta manera reduciremos tensiones y por tanto nos relajaremos más. La clave de toda buena relación es la comunicación y la confianza, sin ellas no hay pareja que sobreviva de una manera sana. 

Por lo que el objetivo tiene que ser lo que se conoce como asertividad, es decir, decir en todo momento lo que se piensa y se siente sin herir a nuestro interlocutor, en este caso nuestra pareja. 


 Lic. Claudia Eugenia Torres M.P.: 40256
Lic.claudiatorres@outlook.com 
En Facebook: Licenciada Claudia Eugenia Torres