115 años junto a cada tresarroyense

ST 12. 7°
Nubes dispersas

Carta de Lectores

Escribe Alicia Hurtado

Geriátricos

01|02|18 11:04 hs.

Desde las autoridades se reclama que quienes tengan familiares internados en geriátricos denuncien las irregularidades. El local clausurado no estaba habilitado, pero todos, autoridades incluidas, sabían que existía. 


En el 2016, su dueña se defendía desde una red social, abierta a quien quisiera leerlo, de denuncias que se le habían hecho. Los vecinos de tal antro escuchaban gritos, conocían la situación, sabían del espanto desde hace mucho, a juzgar por sus declaraciones actuales.

Mucho funcionario haciéndose el distraído, muchas personas que no hablaron cuando debían, titulares amarillentos en algunos medios, nos convirtieron en trending topic en Twitter, ¡pavada de honor! 

Quizás no sea simple el control de estos sitios, pero se me ocurre que tampoco debe ser imposible. Si uno cae de sorpresa y el olor es nauseabundo, no hay energía eléctrica y se encuentra con alguien atado, debe resultar evidente que algo no funciona como debería.

Si el lugar ya tenía alguna restricción por problemas edilicios, quiere decir que las autoridades, quienesquiera que sean, conocieron el lugar en algún momento..., en fin, que hay mucha pregunta sin respuesta, y mucha sospecha de que algunos no cumplen adecuadamente con la función para la que están contratados o elegidos o designados. 

Y, cuando la tapa de la olla se levanta, no saben cómo evitar que el derrame de porquería los toque. 

Que los ciudadanos debemos denunciar las irregularidades, por supuesto, y en el momento en que sean detectadas, no un mes o un año después, pero los responsables políticos, nuestros gobernantes o autoridades, no pueden descansar pensando que el vecino va a avisar, tienen que prevenir, controlar, evitar que se llegue a ese horror. 

Que no es fácil, más vale que no, pero nadie dijo nunca que gobernar y administrar la cosa pública sea fácil, así que se supone que quien allí está es porque es capaz de asumir su responsabilidad cabalmente. 

No puede ni debe volver a suceder que seamos tema nacional en todos los medios por algo tan espantoso como el abuso y la tortura a gente que está en inferioridad de condiciones. 

Tres Arroyos no se merece eso, y sus ancianos y personas con alguna discapacidad, menos que nadie. 

Si no lo entendemos, es que estamos muy mal. 

Alicia Hurtado