115 años junto a cada tresarroyense

ST 13. 8°
Despejado

Policiales

Su abogado anunció acciones contra el Fiscal Lopazzo

Zonas liberadas: archivaron el expediente contra los comisarios

01|02|18 10:50 hs.

La Auditoría General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires finalmente archivó el expediente en el que eran investigados los ex jefes policiales de Tres Arroyos en el marco de la pesquisa sobre la existencia de zonas liberadas para robar. 


En tanto, determinó la exoneración del ahora ex policía Walter Galván y declaró cesante el estado de Rocío Toro, la otra uniformada que terminó involucrada en la causa, aunque procesada por "incumplimiento de los deberes de funcionario público". 

La información fue dada a conocer a LA VOZ DEL PUEBLO por Sergio Roldán, el abogado del comisario inspector Miguel Aranzábal, ex titular de la Policía Comunal, el comisario mayor (jubilado) Walter Caballero, ex jefe departamental, y el subcomisario Ariel Morales Schmidt, ex titular de la Estación de Policía, además de alcanzar también al teniente Claudio Román Mercado y al oficial inspector Hugo Andrés Auzmendiz. 


Ariel Morales. Ex titular de la Estación de Policía


Todos los citados habían sido desafectados por el organismo provincial a los efectos de facilitar la tarea del fiscal Gabriel Lopazzo, quien en su teoría investigativa sostenía que no podía ser posible que Galván, actualmente preso con prisión preventiva en el penal de Batán, hay actuado sin la connivencia de alguno de sus jefes. 


Walter Caballero. Ex jefe departamental


Según explicó el doctor Roldán a LA VOZ DEL PUEBLO, el archivo del expediente por parte de Asuntos Internos significa la posibilidad, no sólo de poder continuar normalmente con sus carreras dentro de la fuerza, sino también no cortar su progreso, "que en el caso de Miguel Aranzábal me consta que tenía grandes proyectos personales", comentó. 

Además, Roldán adelantó que pedirá el juicio político del fiscal Gabriel Lopazzo, a quien recusó con éxito durante la instrucción de la causa que, luego de que este recurso prospere, fue separado de la causa y ahora es instruída por el fiscal Carlos Lemble. 


Miguel Aranzábal. Ex jefe de la Policía Comunal


"Hoy los comisarios son personas de alta jerarquía, y obviamente quieren ir hasta el final con Lopazzo, voy a ir contra el Estado y reclamar todos los daños que se hayan causado y escrito contra estos funcionarios, hoy más que nunca estoy en condiciones que por lo menos nunca pudieron comprobar por lo que eran acusados". 

Además el abogado agregó que "ha habido derechos vulnerados, estos funcionarios tienen sus familias, son personas de buen nombre, su honorabilidad ha sido dañada sin tener presente su presunción de inocencia, se dijo en la prensa nacional que liberaban zonas, de Walter Caballero se dijo cualquier cosa, no es poca cosa lo que afirmaron Lopazzo y Vidal en su momento".

La causa 
En la noche del 13 de agosto de 2016, mientras el arquitecto Ricardo Vis era víctima de un robo mediante la modalidad que, desde varios meses antes, ya había sido denominada de manera popular como "techeros", ya que los ladrones elegían los cielorrasos para evitar alarmas y entrar a robar, un grupo de policías que venía siguiendo la pista detectada por el fiscal Gabriel Lopazzo, intercepta a un colega de la Estación de Policía que también acudió a alerta y lo reduce en la misma calle de la víctima. 

Se trataba del oficial Walter Marcelo Galván, cuya compañera, la oficial Rocío Toro, dejó la escena y se dirigió directamente a la seccional para informar a sus superiores lo que ocurría en ese mismo momento en el barrio Residencial. 

Un par de horas más tarde, en la madrugada del 14 de agosto, después de requisar el móvil en el que Toro había arribado al patio de la seccional visiblemente conmocionada después de ver cómo su compañero era reducido por otros policías, fueron hallados un revólver con la numeración limada, una manopla, 50.000 pesos y dólares, además de otros elementos que habrían sido denunciados como robados. 

Tras eso, la guerra contra el delito tuvo numerosas bajas. Llegaron las desafectaciones de tres comisarios y otros dos policías de menor rango, que hoy ya recuperaron su jerarquía y, de manera reciente, también la posibilidad de continuar con su carrera de manera normal, pero también cayeron un fiscal (el doctor Gabriel Lopazzo) y su instructor (Fabricio Ale) tras sendas recusaciones de la defensa de los efectivos cuestionados. 

Mientras que la otra oficial investigada quedó imputada del menor de los delitos que se le imputó ("incumplimiento de los deberes de funcionario público") y, aparentemente, a raíz de la reacción de dejar la escena de la captura de Galván. 

En ese sentido, Galván estaría estudiando la sustanciación de un juicio abreviado, aunque hasta el momento no trascendieron más detalles del cierre de esa causa y su probable elevación a juicio. 

La principal sospecha es la que pesa sobre Galván, a quien acusan de integrar una banda junto a los hermanos marplatenses Leandro y Ariel Salazar, a quienes se les hallaron numerosos elementos de víctimas tresarroyenses en un auto de su propiedad en Mar del Plata, componentes presuntamente robados con la cobertura que el efectivo les daba patrullando la zona donde estaban las casas elegidas para las sustracciones.