115 años junto a cada tresarroyense

ST -0. 6°
Despejado

Interés General

La poesía de luto

Nicanor Parra, el más irreverente y genial de los poetas chilenos, falleció a los 103 años

24|01|18 11:09 hs.

El poeta, físico y matemático chileno Nicanor Parra, creador de la antipoesía y uno de los íconos mayores de la literatura hispanoamericana del siglo XX, falleció a los 103 años en su casa del balneario de Las Cruces, en Chile.


Irreverente, singular y eterno candidato al Nobel, Parra construyó una sólida obra poética integrada por "Cancioneros sin nombre" (1937), "La cueca larga" (1958), "Manifi esto" (1963), "Obra Gruesa" y "Ecopoemas" (1982). Su consagración unánime llegó en 1954 con la publicación de "Poemas y Antipoemas" (1954), texto caracterizado por un enfoque narrativo, mayoritariamente en torno a un antihéroe y con un lenguaje coloquial, en el que se destacan el humor y la ironía. 

Con su centuria a cuestas, Parra había logrado desafiar la hipótesis del profesor estadounidense James Kaufman, quien en 2003 había publicado el ensayo "The cost of the muse: poets die young", cuya hipótesis central es que los poetas mueren antes que los narradores, los ensayistas y los dramaturgos, porque la creación poética es un quehacer "rumiante" y quienes rumian "tienden a deprimirse", una patología que sumada a "las reseñas negativas, los premios fallidos, los críticos desalmados, las antologías desdeñosas y los suplementos inaccesibles", vuelven más que probable la mortalidad temprana del poeta. 

Hermano mayor de una estirpe de creadores geniales -como la cantautora y artista Violeta Parrafue hasta ahora el último sobreviviente de una generación de poetas chilenos integrada por Pablo Neruda, Gabriela Mistral, Vicente Huidobro y Gonzalo Rojas. 

"El poeta es un hombre como todos/un albañil que construye su muro: /un constructor de puertas y ventanas", escribió en un manifiesto que data de 1963, donde sentó las bases de su obra antipoética, basada en el habla cotidiana y a su vez permeable al humor y al absurdo. 

Nicanor Parra había nacido el 5 de septiembre de 1914 en San Fabián de Alico (Chile), fue poeta y académico, además de matemático y físico y, sin duda, uno de los grandes "antisistema" del universo lírico.

Su "antipoesía" revolucionó el lenguaje de los versos desafiando la tradición con el más crudo lenguaje cotidiano, en su obra se unen el realismo y el surrealismo, con un deseo de provocar y de libertad que le llevaron, por ejemplo, a no dar entrevistas con motivo de la concesión en 2011 del Premio Cervantes, porque para él toda pregunta era "una impertinencia". 

Licenciado en Ciencias Exactas y Físicas por la Universidad de Chile, después se especializó en Mecánica Avanzada en la Universidad Brown de Rhode Island (Estados Unidos) y amplió su formación en la británica de Oxford. Compaginó los versos con la enseñanza. 

En 1996 dejó sus clases de Mecánica Teórica, al cabo de una docencia de 51 años en la Universidad de Santiago de Chile, donde fundó el Instituto de Estudios Humanísticos de la Facultad de Ingeniería junto con otro poeta "todoterreno", Enrique Lihn. 

También fue profesor visitante de varias universidades estadounidenses, como las de Luisiana o Nueva York, donde aprovechaba la estancia para realizar lecturas poéticas. 

Apasionado defensor de la democracia, en 1988 participó en su país en el Frente Amplio de Intelectuales por el No, que se constituyó con motivo del plebiscito de reafirmación convocado por el general Augusto Pinochet para ese año, que perdió.

Multipremiado 
Además de la obtención del Cervantes (2011), Parra fue reconocido con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (2001) y otros galardones como el Premio Municipal de Santiago (1937 y 1954), el Premio del Sindicato de Escritores de Chile (1954), el Nacional de Literatura de Chile (1969), el Internacional de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo (1991). 

También poseía la Medalla Abate Molina de la Universidad chilena de Talca (1998), la Medalla Rectoral de la Universidad de Chile (1999) y el Premio Bicentenario de la Universidad y la Corporación del Patrimonio Cultural chilenas (2001).