115 años junto a cada tresarroyense

ST 13. 3°
Despejado

La Región

Claromecó

Se pasaron de la raya

11|01|18 19:58 hs.

Jeeps, cuatriciclos, camionetas -simples y doble tracción- y automóviles de diversas marcas y modelo fueron parte de una imagen repetitiva. Ayer, apenas pasadas las 10 de la mañana, exactamente 20 vehículos se encontraban estacionados en las arenas de la zona de recreación, un sector en el que, por ordenanza, no se debe circular. 


Ese número ascendió a 29 poco antes del mediodía. A las 11.30, cuando este diario contabilizó -desde la costanera- la cantidad de rodados cómodamente instalados en la “lengua” del agua, una camioneta se sumó al grupo de infractores. La cifra, en consecuencia, llegó a treinta.

Sí. Tres decenas de conductores incumplieron ayer con una ordenanza vigente desde 2014, la cual pareciera no existir. La zona de recreación es un sector delimitado en el que se prohíbe la circulación y estacionamiento vehicular. 



La mencionada restricción figura claramente en la letra de la ordenanza 6652 que fue aprobada por el Concejo Deliberante el 4 de setiembre de 2014. 

Textualmente, el Artículo 9 de la mencionada disposición legislativa expresa lo siguiente: “Denominase Zonas de Recreación los sectores de playa que tienen como objetivo el disfrute y esparcimiento de toda la familia”. 



 En tanto, el Artículo 10 dice: “Las zonas de recreación se ubican en la zona de playa comprendida entre la línea imaginaria perpendicular a la avenida costanera a partir de la intersección de las calles 21 y 44 y la línea imaginaria perpendicular a la avenida costanera a partir de la intersección de las calles 25 y 48”. 

El 11 es más concreto aún. En ese artículo está claramente redactado que en la Zona de Recreación “queda prohibido transitar con todo tipo de vehículo automotor, excepto los utilizados por los guardavidas, fuerzas de seguridad o inspectores y los de emergencias”. 



Pero más allá de la existencia de la ordenanza vigente, que el turista foráneo y el veraneante mismo de la ciudad cabecera pueden desconocer, hay cartelería que con claridad informa que en la Zona de Recreación está prohibido circular con vehículos. 

Sin embargo, Ayer, y desde hace ya varios días de esta temporada, la señalización mencionada fue ignorada por turistas que con su vehículo se instalaron a metros del agua, pero en un sector indebido.

Voces 
Desde la Asociación de Vecinos Interesados en Claromecó (AVIC) y la Sociedad de Fomento de la localidad alzaron las voces con respecto a este tema que se agudiza verano tras verano. Lejos de mostrar sonrisas, integrantes de ambas instituciones dialogaron con este diario y pidieron que se efectivicen los controles correspondientes en el lugar. 

“Esto se sucede todos los años. El delegado ya lo sabe. En su momento puso un inspector con una sombrilla y el problema se controló perfectamente. Este año, decidió no hacer eso y prefirió manejarse con la policía”, señaló Mabel Rial, presidenta de la Sociedad de Fomento de Claromecó. 



La vecina consideró que es “responsabilidad” de Carlos Avila que la ordenanza se cumpla como corresponde. “Creo que debe poner a un inspector para que controle, tal como se hizo en otros años”, indicó. “Yo no le voy a decir cómo tiene que manejar a su personal, pero tiene que poner a alguien para que haga cumplir la ordenanza”, manifestó Rial. 

Entre sus apreciaciones, dejó en claro que “hay que hacerle cumplir las reglas al turista, quien se adapta. Puede haber zonas para hacer todas las actividades, siempre y cuando sean en lugares adecuados”.



“La gente está acostumbrada a hacer cualquier cosa. Entonces, es la autoridad la encargada de hacer cumplir las normas. Cuando se comenzó a exigir el cinturón de seguridad, nadie lo quiso usar. Se ponían mil excusas. Y al momento de multar, todos se callaron la boca y cumplieron con eso”, expresó.

Rial tiene en claro que la circulación de vehículos en la playa aumenta con el riesgo de inseguridad vial. Por eso consideró que resulta necesaria la existencia de zonas puntuales para cada actividad. “Se tendrían que delimitar sectores. Uno de ellos, por ejemplo para que anden los cuatriciclos”, manifestó. 

Carolina Herrera, una activa integrante de la Sociedad de Fomentó de Claromecó, expresó que “con la cantidad de gente que baja a la playa no es antojadizo proponer que la zona recreativa se extienda por todo el frente del ejido urbano. Para eso hay dos pedidos presentados”. 

 Y agregó: “Tres Arroyos tiene 78 kilómetros de costa. No puede ser que por 150 o 200 metros este tema genere una batalla campal”. La fomentista puso de relieve que los inspectores de Tránsito que en anteriores veranos controlaron el sector “fueron insultados por la gente cuando les iban a informar que no podían bajar con vehículos a la zona de recreación”.  

“Las ordenanzas están” 
 Por su parte, Marina Villanueva, fundadora e integrante de la AVIC, sostuvo que presentará notas en los bloques del Concejo Deliberante para plantear el tema. También le extenderá su inquietud al intendente Carlos Sánchez. 

“Las ordenanzas están. Es el deber de los funcionarios hacer cumplir con las reglas. No es el mío. Algo hay que hacer. No sé qué. No soy gobierno pero soy contribuyente”, sostuvo. 

Y en ese sentido, se preguntó: “No se cómo se sentirá un concejal que hace una ordenanza y nadie le da bolilla. Nunca fui concejal pero, si lo fuera, me sentiría muy mal hacer una legislación para nada. Cuando se legisla algo y no se cumple, hay una sanción”.