115 años junto a cada tresarroyense

ST 17. 4°
Nubes aisladas

La Ciudad

Pablo Garate

"La ley no prevé ningún cambio que beneficie a los trabajadores"

21|12|17 09:47 hs.

El diputado provincial del Frente Renovador Pablo Garate formó parte de la lista de oradores en la sesión de la Cámara de Diputados en dos temas relevantes: la modificación al régimen previsional de los empleados del BAPRO y por el proyecto del Ejecutivo provincial para impedir la evasión tributaria a través de la conformación de cooperativas. 


El tresarroyense luego de sus discursos señaló que su bloque se iba a oponer a la sanción de ambos proyectos. Sus manifestaciones fueron consecuentes con la negación del bloque del Frente Renovador de tratar el proyecto en el recinto -especialmente el del BAPRO- fundamentando que el mismo había llegado un tiempo antes y no había sido trabajado en la comisión de Asuntos Legislativos. 

Defendió la actividad cooperativa de los pequeños pueblos o ciudades y se opuso fuertemente a que éstas tengan que pagar el impuesto a Ingresos Brutos considerando que la sanción de la ley -aprobada el martes- perjudicaría fuertemente las finanzas de esas cooperativas que "muchas veces suplen servicios que el propio Estado no brinda". Por otra parte el bloque al que representa votó la derogación de las jubilaciones de privilegio. 

La sesión 
Durante la realización de la sesión, el diputado del Frente Renovador se refirió al -hasta ese momento proyecto de ley- para las modificaciones en el régimen especial laboral de los trabajadores del BAPRO haciendo referencia a que "el proyecto de ley no prevé ningún cambio que beneficie a los trabajadores, es en esta etapa cuando se empieza a consagrar la quita de los derechos a los trabajadores. Empezamos paulatinamente a sacar derechos y seguramente seguiremos con otras modificaciones", expresó el diputado el martes en el recinto de sesiones. 

Continuó manifestando su disconformidad con la medida que finalmente se aprobó expresando que "hoy empiezan con lo del Banco Provincia y seguramente van a seguir por los docentes, los municipales, otros trabajadores del Estado". 

Criticó a la bancada oficialista porque "se pidieron consensos mínimos de funcionamiento, pero si no hay labor legislativa previa a esta sesión, ¿cuál es la labor de ésta? Es una ley estructural y llegó a las 12.47, nos tuvimos que enterar de qué se trataba el proyecto por quien lo impulsaba". 

Fundamentó sus dichos expresando que "lo que siempre pasa es que cuando hay una mala decisión los malos actos de gobierno los terminan pagando los más desprotegidos". Luego, sobre el final de su participación dijo: "Qué fácil es cortar el hilo por lo más delgado, la Asociación Bancaria hizo un aporte, una propuesta integral, por eso estamos a tiempo de reflexionar, generar la posibilidad de debatir sobre esto. Una ley estructural como esta no puede ser tratada sin labor, que llegó en medio de la sesión con apuro para llevarnos por delante. Parte del consenso es aceptar que el otro pueda aportar, en virtud de estas situaciones vamos a votar negativamente esta ley como lo adelantara nuestro presidente de bloque", finalizó. 

Cooperativas
En su discurso acerca de la sanción de la Ley por la que se les cobrará a las cooperativas el impuesto a los Ingresos Brutos, el diputado del Frente Renovador manifestó que "algunos se quejaban de las escribanías de antes para ser escribanías nuevas, por lo que no estamos discutiendo la calidad institucional sino quién es el dueño de la escribanía. Este punto que trajo el Ejecutivo para debatir se inició en 2011 con el gobernador (Daniel) Scioli que buscó también imponer este régimen a las cooperativas y desde ese momento hasta ahora sólo un año no se intentó".

"Hoy vamos a tratar un tema que para el interior tiene mucha importancia porque cuando sometemos a las cooperativas a este tema, estamos perjudicando a muchas que en pueblos del interior suplen al Estado en algunos servicios básicos, y que a partir de esta circunstancia van a tener una situación financiera muy diferente", expresó Garate. 

Además agregó que "la economía social -de eso se trata lo que estamos tratando- es el 10% del PBI y es una economía que no mira a toda la actividad como lucrativa, pero este Gobierno mira a toda la actividad como lucrativa. Las cooperativas en los pueblos son actores fundamentales, en presencia -algunas veces no hay otra- en precios. Las cooperativas en general no están teniendo un buen trato ni en el anterior gobierno ni en éste, en el presupuesto de la provincia, el Programa de Acción Cooperativa sólo se ejecutó un 40% y ahora van por hacerlas sujeto del impuesto a los Ingresos Brutos", aseguró el legislador. 

Fundamentó el voto negativo diciendo que "la realidad es que naturalmente concebimos la situación de las cooperativas de manera diferente, este proyecto en el artículo 3º habla de las Cooperativas de Trabajo -que empiezan a tener dificultades- porque sólo lo que se le da a los asociados no va a ser sujeto de este impuesto, pero sin embargo esas cooperativas que son de empresas recuperadas van a ser ahora también sujetos del impuesto y en definitiva esta imposición -porque generar la exención obliga a hacer un trámite hasta que puedan quedar ingresadas va a perjudicar a los consumidores y los pueblos del interior". 

Y agregó: "La economía social necesita ser defendida porque está en retroceso, este modelo económico pierde de vista a los sectores productivos".  

El proyecto 
Finalmente aseguró antes de mencionar el voto negativo de su bloque que "el proyecto, en el punto relacionado con el impuesto sobre los Ingresos Brutos, propone reemplazar para todo tipo de cooperativas la no sujeción de las operaciones que realicen con sus asociados, por una simple exención. Cabe preguntarse, en consecuencia, qué finalidad persigue la modificación propuesta. La respuesta es simple: un hecho que no está sujeto, pasa ahora a ser sujeto de un hecho imponible impositivamente". 

Garate expresó que "si se insiste en la actual regulación y se deroga el régimen tributario vigente para las cooperativas, ello impactaría negativamente en el desarrollo del sector, y adicionalmente en los precios que en definitiva afectan al eslabón más débil de la cadena que son los consumidores, quienes serían los destinatarios finales del costo. La derogación proyectada además afectaría a muchos pueblos donde el consumo cooperativo tiene presencia y a muchas cooperativas distintas en toda la provincia, que realizan ventas al por menor".