115 años junto a cada tresarroyense

ST 7. 4°
Escasa nubosidad

Nacional

Con un nuevo código enfocado en las víctimas

Con jueces elegidos por orden de mérito impulsan fuertes reformas judiciales

11|12|17 11:44 hs.

"El más importante de los objetivos de toda la reforma judicial que estamos encarando es justamente despolitizar la Justicia", aseguró el subsecretario de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Adrián Grassi, en declaraciones hechas a LA VOZ DEL PUEBLO. 


El colaborador más cercano del ministro Gustavo Ferrari atendió a este diario para conocer más de cerca cuáles son las propuestas más importantes que se estudian en esa cartera bonaerense para contrarrestar la imagen negativa que este servicio tiene en el país, y que quedó registrado en un relevamiento hecho por la consultora Management & Fit, en la que se afirma que más del 75% de la gente tiene poca confianza, siendo este el peor indicador en los últimos dos años. Por el tema, el funcionario le pidió una autocrítica al Poder Judicial.  


Adrián Grassi, subsecretario de Justicia de la provincia de Buenos Aires, dialogó con La Voz del Pueblo


Anteproyecto terminado 
Según confió Grassi a este diario ya se terminó el ante proyecto de una nueva reforma al Código de Procedimiento Penal, que estará "más enfocada en la víctima", y que durante los primeros meses de 2018 enviarán a la Legislatura bonaerense. 

Entre varias reformas legales, se propondrá mejorar el proceso para elegir jueces con la idea de despolitizar el servicio de Justicia, y se propondrá un nuevo Código Civil y Comercial, como así también otro contravencional, y hasta cambios en el sistema de juicio por jurados. 

"Para un cargo de fiscal en el conurbano puede haber 80 personas que aprueban el examen y están todas en igualdad de condiciones, y ahí el poder político tiene una discrecionalidad absoluta para poder elegir", dijo Grassi. 


 "Es importantísimo remarcar que la gobernador María Eugenia Vidal y el ministro (Gustavo) Ferrari, lo que han hecho es tomar una decisión institucionalmente fundamental que es despolitizar la Justicia entre otros puntos reduciendo sustancialmente el margen de discrecionalidad de la política en la selección de los jueces", afirmó Grassi. 

Desde la Provincia entienden que cuando la designación de un juez está muy atada a un poder político lo que genera es que ese juez se sienta obligado a responder a ese poder político, y también que como los letrados siguen concursando -o tienen familias o amigos que concursan- eso los lleva a poder pactar con el poder político de turno. 

Selección de jueces 
En consecuencia establecerían en el ámbito bonaerense "tres cosas que no existen". En primer lugar una escuela judicial obligatoria para toda persona que quiera ser juez y en la que va a tener que cursar dos años de escuela judicial obligatoria. "Va a servir mucho como filtro de quienes no tengan capacidad ni vocación para ser juez", resaltó Grassi. 

Como segundo punto se dispondrá de un examen "estricto y nuevo". Aquellos que aprueben el examen escrito pasarán a la instancia oral con un video filmado "para que cualquier vecino" pueda verlo en Youtube. Y como tercer aspecto se tendrá en cuenta el orden de mérito. Para este tercer ítem se tendrá en cuenta cómo le fue en la escuela judicial, en los exámenes y con sus antecedentes se forma un orden de mérito "que reduce muchísimo la discrecionalidad". 

El funcionario explicó que ante la inexistencia de estos mecanismos en la actualidad, "para un cargo de fiscal en el conurbano puede haber 80 personas que aprueban el examen y están todas en igualdad de condiciones, y ahí el poder político tiene una discrecionalidad absoluta para poder elegir", algo que apuntan a eliminar con la orden de mérito. 

Nuevo código
En cuanto al nuevo Código Procesal Penal que será enviado a principios de 2018 a la Legislatura "es inédito, será el primero en el país y estará enfocado en la víctima", según explicó. Su letra si bien "no dejará a los delincuentes sin las garantías constitucionales que les corresponden", apunta a que la víctima tenga plena participación en el proceso. 

Por ejemplo significa que cuando se inicia un trámite de liberación, el juez deberá convocar a la víctima y preguntarle si quiere participar de esa audiencia de libertad de esa persona. "Si quiere, va a la audiencia y opina lo que tiene que opinar. No hay opiniones que sean vinculantes para los jueces", aclaró Grassi. 

"Estamos revisando la posibilidad de que la víctima -siendo particular damnificado- pueda recurrir el veredicto absolutorio. Cosa que no existe en el régimen actual de los juicios por jurados", aseguró Grassi 


Y explicó que más que rever una medida, el magistrado antes de liberarlo lo tiene que tener en cuenta. "No puede estar liberando a un delincuente sin siquiera haberle preguntado a la víctima para ver qué opina de esto. Después le hará caso -o no- a la víctima según los argumentos que haya o la situación legal, etc. Pero es fundamental que es escuche lo que la víctima tiene que decir, que hoy no pasa, no solo con las libertades sino también con las probations, y los abreviados", señaló. 

Con respecto a los juicios abreviados se pondrá a consideración que ante el desarrollo de ese tipo de instancia judicial, si hay un particular damnificado que es cuando la víctima asume la representación legal plena en el proceso, el particular damnificado también tiene que dar su acuerdo al juicio abreviado. Y en los casos en que la víctima no lo fuere deberá ser escuchada por el juez. 

"Para el abreviado básicamente el fiscal y el defensor se juntan y dicen no vamos a hacer un juicio común, y la víctima es absolutamente ignorada en ese proceso", manifestó. Señaló Grassi que ante la duda de que fuese aprobado el nuevo código, todo lo relacionado a la participación de las víctimas en los procesos judiciales fue enviado en setiembre del año pasado al Senado y fue aprobado, sólo falta que lo haga Diputados. 

También explicó que la participación de las víctimas puede tener peso y aclaró que "reduce mucho la discrecionalidad de los jueces ante las liberaciones con argumentos bastante dogmáticos. Acá la víctima le va a decir 'usted no lo puede liberar por esto, por esto y por esto'. Y el juez le va a tener que contestar a la víctima y decirle que 'no tiene razón por tal y cual cosa'".  

Más actualizaciones 
El subsecretario no dudó en asegurar que la reforma en la que trabajan "es muy grande porque la idea sustancial es mejorar el acceso a la justicia de los vecinos y mejorar el servicio". En este sentido el gobierno bonaerense decidió avanzar con varias reformas legales. Al nuevo código ya mencionado se le suma un nuevo Código Procesal Civil y Comercial de la provincia que logre adaptarse al nacional, y en el que por ejemplo se logren resolver causas de menor cuantía, que hoy no tienen eco favorable en los espacios de Defensa del Consumidor. 

Grassi explicó que la participación de las víctimas puede tener peso y aclaró que "reduce mucho la discrecionalidad de los jueces ante las liberaciones con argumentos bastante dogmáticos"  


 También se está elaborando un nuevo código contravencional que actualice el vigente que data del año 1973, y en el que se logre disponer de una solución para las faltas que ameritan un arresto -para el código actual- que es imposible llevar a la práctica porque las cárceles estás llenas de aprehendidos por delitos graves. En esos casos, se cambiaría la figura del arresto por los servicios a la comunidad, o prohibiciones para asistir a eventos de tipo deportivo, por ejemplo.  


"La gobernadora María Eugenia Vidal y el ministro (Gustavo) Ferrari, lo que han hecho es tomar una decisión institucionalmente fundamental que es despolitizar la Justicia", dijo Grassi


Juicio por jurados 
El sistema de juicio por jurados también fue evaluado y le esperan cambios que tienen que ver con el elevado registro de absoluciones. Según explicó Grassi "muchas veces las absoluciones son producto de una mala investigación porque a veces un reconocimiento no está acompañado de otras pruebas que puedan convencer a un jurado", que está compuesto por doce personas que no son jueces. 

Consideró también que los casos pueden estar mal planteados, incluso hasta en la forma en que un abogado se manifiesta ante la gente común haciendo uso de un excesivo léxico técnico. "Estamos revisando la posibilidad de que la víctima -siendo particular damnificado- pueda recurrir el veredicto absolutorio. Cosa que no existe en el régimen actual de los juicios por jurados y que a veces trae estos problemas", contó. 

Y explicó que en esos casos sería el Tribunal de Casación el que intervenga ante el pedido de la víctima y revea si incluso estuvieron mal las instrucciones que el juez le dio al jurado para aplicar en su resolución. Llegado el caso, con la reforma enfocada en la víctima, se podrá disponer de un nuevo juicio por jurado.

Pedido de autocrítica 
Finalmente Grassi señaló que "es muy grave institucionalmente que la Justicia tenga la peor imagen de todas las instituciones". Para el funcionario esto explica la necesidad de reformas. 

En este sentido remarcó que "es importante que el Poder Judicial haga una autocrítica y revea que es lo que está mal o en qué está fallando para poder tener una imagen peor que la de un sindicato o un partido político. Con esto no quiero decir que estos sean lo peor del mundo, pero tradicionalmente eran los que tenían peor imagen", concluyó.