115 años junto a cada tresarroyense

ST 21. 8°
Despejado

La Ciudad

Presentado en la Municipalidad

"Reclamo urgente" por un boliche en Claromecó

29|11|17 09:37 hs.

La apertura del boliche La Playita del Medio, en calle 5 y 22, donde en otra etapa funcionaron otros locales bailables, dio lugar a un "reclamo urgente" que fue presentado ayer en un escrito en la Municipalidad. Está dirigido al intendente Carlos Sánchez y cuenta con las firmas de Christian Bellocchi, Dorina Romero y Juan Carlos Villanueva. 


Indica que "si bien es cierto que hemos tenido varios años de tranquilidad debido a que todos los boliches que funcionaban en esa zona urbana, céntrica y bien poblada cerraron -desconozco los motivos-, aunque seguramente la Municipalidad atendiendo los pedidos de muchísimos habitantes influyó en ello, no es menos cierto que ahora mediante un desatinado permiso de habilitación (del cual no sabemos por qué tiempo se otorgó), el mencionado comenzó a funcionar". 

En la nota se transcribe "la queja que un vecino elevara informalmente a la Secretaría de Seguridad, delegación municipal, y a algunos medios locales" y expresa: "Esto comenzó aproximadamente a las 22.30 horas cuando empezaron a realizar las primeras pruebas de sonido y a las 23.30 horas aproximadamente, este vecino Christian Bellocchi, envió un mensaje de texto a Julián Lamberti -titular del boliche en cuestión- advirtiéndole que deberían fijar el sonido a decibeles normales porque era insostenible esa situación, mensaje del cual no tuvo ninguna respuesta ni se modificó el sonido". 

Relata que "aproximadamente 3.30, 4 horas (ya del día domingo) y al no poder dormir, observó que algunos vehículos habían entrado en el lote de su propiedad, entrada al departamento que habita, se levantó, se cambió y encontró que había bien adentro y contra la entrada de su vivienda, una camioneta y un auto. Acto seguido fue al boliche de la esquina cuya puerta principal estaba abierta de par en par, lo que no paraba en absoluto el sonido interior e hizo saber lo que ocurría; así logró que sacara el auto estacionado, pero como el propietario de la camioneta no aparecía, llamó a la policía, la que concurrió al local buscando al propietario de la misma, ya que sus dueños, aunque tenían la patente, no quisieron cortar la música para avisar del incidente. Como oportunamente de la seccional Mar del Plata (111) le habían comunicado que era un problema de tránsito, sugirió a los uniformados por alguien de tránsito, atento también al caos de estacionamiento (autos en contramano, estacionados sobre la vereda, etc.). La respuesta que recibió fue muy simpática, el inspector se encontraba dentro del boliche 'bailando'". 

Puntualiza que "este evento terminó entre las 5.30/6 horas de la mañana con los consabidos gritos, picadas y aceleradas entre los múltiples pasados de alcohol, que por supuesto nadie controló. Y como final, una mañana de juntar latas de cerveza y otros residuos diseminados por doquier". 

Por último, indica que "esto recién empieza y se estaría a tiempo de corregir tamaña cantidad de desmanes. Sabemos de la capacidad y coraje del señor intendente para afrontar con mano dura hechos de esta naturaleza. Las soluciones existen. Esperamos, antes de tener que lamentar algún tipo de desgracia, se tomen. Corramos delante de los acontecimientos".