//

115 años junto a cada tresarroyense

ST 13. 0°
Despejado

Carta de Lectores

Escribe Horacio Rampoldi

La República en marcha

09|11|17 09:40 hs.

Señora directora: 


No sé qué me pasa pero siento mareos, vértigo, palpitaciones, euforia o pienso que -en cualquier momento- me voy a desmayar. Curiosamente, me viene pasando desde que se conocieron los resultados de las elecciones. Para colmo, justo aparece de Italia este matrimonio amigo que ya le he contado, Gianlorenzo e Dafne. 

El tano no entiende nada de esta locura política que sucede en la Argentina. "Mirá que Italia es brava, pero ustedes en política son rarísimos" -me dice, y a mí me agarran nuevamente la euforia y las palpitaciones. 

No puedo más, Gian, fijate lo que me pasa y le cuento esta retahíla de síntomas insólitos. El ingeniero ya hace 15 días que está en casa y me observa continuamente. "E si ha messo a ridere a squarciagola".., a reírse a carcajadas!. Le aclaro: a mí no me gusta que me tomen en broma cuando es una cosa seria. Mi salud... vamos! 

- Vos lo que tenés es Síndrome de Stendhal. 

- ¿Y eso que es? 

 - Eso ha pasado muchísimas veces a Firenze. 

- ¿En Florencia? 

- Ma, siii. Eso le pasó a Stendhal cuando estaba en la Basílica della Santa Croce en 1817. Fue tanta la belleza alrededor suyo, le impresionó tanto y de tal manera lo que vió que se descompensó! Lo tuvieron que asistir. A partir de él se observó el fenómeno y se ha comprobado que más de cien casos han ocurrido, por ejemplo, en la Galleria degli Uffizi. Hay gente que se trastorna con dosis masivas de belleza. Eso es lo que te pasa. 

 Pero pará una cosa, Tano. ¿Vos decís Stendhal el autor de "La Cartuja de Parma"? Bueno, tal vez él no habrá soportado la belleza de tantas obras de arte juntas. ¿Y yo qué tengo que ver con eso? 

- ¡A vos te sucede lo mismo con el bellísimo resultado de las elecciones! ¡Todos los días te veo admirar a Patricia Bullrich y a su equipo combatiendo las mafias policiales y las bandas de narcotráfico! ¡Absorto! Te quedás mirando a la Mariú Vidal "come si fosse una Madonnina!" La bella estatua de una Virgen allá en la punta de la aguja más alta del Duomo da Milano. Vivís en un estado de arrobamiento total porque creías que jamás la Argentina iba a salir del callejón sin salida de la decadencia. Y ahora "se te abrieron de golpe como ramos de jacintos". Estás viviendo una realidad que fue imposible de pensar en toda tu vida. Ahora resulta que tus sueños siempre postergados se empiezan a hacer realidad: Argentina que crece, Argentina reconocida en el mundo, Argentina seria y cumplidora de sus compromisos. La Argentina de la Justicia independiente, donde cometer delitos supone cárcel; la Argentina de un Congreso donde se discuten las leyes y se puede disentir. La Argentina de Occidente. ¡Nuevamente La República en marcha! Demasiada belleza junta.

- Todo eso constituye para vos el conjunto más perfecto de obras de arte jamás imaginado...!!! ¡No soportás semejantes dosis masivas de belleza republicana! "E ricomincia a ridere". 

 - Lo que pasa, Tano, es que debes comprender que cuando la Revolución del '55 yo iba a 5° grado... Toda una vida de peronismo en picada. ¡Esto es inhumano, debo tener los circuitos neuronales arruinados! ¡A esta edad yo quiero cambiar de tema! Desesperadamente, Tano. ¡Y creo que se está dando!! 

(Y él agrega sonriendo: Millones de italianos tienen a la Argentina en su corazón. Y también, hoy, están felices de cómo nos ven.) - 

(*)Henri Beyle (Grenoble, 1783 - París, 1842), más conocido por su seudónimo Stendhal, OBRAS: Rojo y negro (1830), una de sus obras maestras, en la que ilustraba la atmósfera de la sociedad francesa de la Restauración. / La cartuja de Parma (1839). Probablemente su mejor obra / Lucien Leuwen (incompleta y póstuma, (1894). Representa el modo en que la Francia monárquica de Luis Felipe de Orléans se derrumba.