La Voz del Pueblo festeja sus 114 años

Tres Arroyos lun 21 de Agosto de 2017

   POLIDEPORTIVO POLEMICO

“No se puede borrar con el codo lo que se escribe con la mano”

     
2017-01-11 Soriano conmovido por la situación asegura: "Siento vergüenza que el municipio niegue la propiedad del terreno de un colegio, no es de un particular, es del colegio de los chicos. Me parece perfecto que se haga un gimnasio y que se comparta. Pero no se dan cuenta o se olvidan que la posesión la tiene el colegio. No se puede borrar con el codo lo que se escribe con la mano. Esto llevó tiempo, amarguras, tomadas de pelo, porque nos tomaban el pelo. Legalmente o moralmente es del Colegio Nacional. La plata de los chicos está enterrada ahí, el aporte de cooperadora".

Rafael Soriano fue el presidente de la cooperadora del ex Colegio Nacional cerca de diez años, incluso cuando sus hijos estaban estudiando en la Universidad y ya no asistían a la institución. Elvecia Lilian Marquínez -"Bety" como la conocen todos- fue secretaria del colegio por 12 años. Preocupados por lo que iban leyendo en el diario acerca de la construcción del Polideportivo en el terreno lindero a la terminal, comenzaron a comunicarse. La gota que rebasó el vaso fue cuando el subsecretario de Políticas Docentes y Gestión Territorial, Manuel Vidal, confirmó que el terreno era del municipio.

Leyendo ese testimonio en LA VOZ DEL PUEBLO fue que Rafael se dio cuenta que el terreno nunca había sido escriturado a nombre del colegio pese a haber logrado la posesión.

Rafael y Bety dan cuenta de varios actos por los que la posesión del terreno por parte del Colegio Nacional se realizó formalmente e incluso se enterró un cofre que contenía el acta firmada por las autoridades de la institución y la escribana Marita Agreste, y la ordenanza de la cesión del terreno entre otros documentos. Esto se encuentra en algún lugar cercano a la calle La Madrid a la altura de calle La Rioja y Uruguay.

Rafael es directo al manifestar lo que le pasa hoy: "Siento vergüenza que el municipio niegue la propiedad del terreno de un colegio". Bety, en tanto, expresa: "No quiero que el colegio se quede con las manos vacías, voy a luchar para que no sea así".

La historia que sigue da cuenta del trabajo de una cooperadora que "metió" muchas horas, tuvo disgustos y estuvo muchas veces por bajar los brazos, aunque no lo hizo, y el fruto de eso fue la concreción de obras que la institución necesitaba para mantenerse en buen estado y la "permuta", no "donación" del terreno que por cuestiones ajenas a ellos habían perdido.

Soriano era el presidente de la cooperadora del ex Colegio Nacional, por eso conoció bien la Torre 1 y los pasillos de la Dirección General de Escuelas, tanto como los del Ministerio de Educación de la Nación. La razón, escriturar el terreno que con trabajo habían logrado que el municipio les cediera a cambio de aquel otro de Belgrano al 2000 que le dieron al Golf Club. "Estuve muchos años, inclusive tres o cuatro años después de que mis hijos cursaran ya en la universidad", cuenta Soriano.

Rafael también trae de sus recuerdos cómo fue el comienzo de la gestión, "siendo Néstor Rodríguez vicedirector del colegio empezamos a hacer los trámites con la Municipalidad por el robo que le habían hecho al Colegio Nacional de los terrenos que le dieron al Golf. Hubo que negociar con un montón de terrenos que nos ofrecían y con ninguno se llegaba a un acuerdo hasta que aceptamos el que está al lado de la terminal y a regañadientes la Municipalidad lo cedió".

La situación que describe el ex presidente de la cooperadora del colegio es de manoseo e indiferencia. "Ibamos al Concejo Deliberante, pedíamos audiencias y nos hacían ir a la mañana, a la tarde, a toda hora, los de cooperadora ya estábamos cansados, casi habíamos tirado la toalla porque nos cansaban, al final pudimos negociar con ese terreno".

Bety Marquínez completa la idea explicando que "en su momento al Colegio le habían dado el terreno de Belgrano, pero no había archivos en lo que eso constara y por eso el municipio se los cedió al Golf. Hasta que un día la escribana Gloria Ferrari me llamó para decirme que había documentación que acreditaba que ese terreno había sido donado a la institución. Entonces ahí empezamos a negociar qué nos iban a dar a cambio".

 

Los hechos

Soriano trata de sintetizar todo lo gestionado. "Lo concreto es que entregaron el terreno, en ese momento actuaron Donadío y San Germano, que eran los que estaban en Obras Públicas, y después estaba la concejala (Cristina) Rodríguez, que desde el Concejo Deliberante nos iba ayudando". De la actitud de la clase política de la época, Soriano es muy crítico: "Nos cerraban las puertas, no nos atendían, nos ponían trabas constantemente. Venían de contramano total porque habían vendido algo que no les correspondía, estaban en deuda. Se habla de una donación, pero más que eso era una permuta, realmente había que resarcir al colegio".

Bety se refiere a inversiones hechas por la cooperadora del ex Colegio Nacional en el terreno donde se construirá el Polideportivo: "Nos costó mucho, pero hicimos el cerco perimetral, que como no queríamos molestar a la gente del barrio le hicimos un molinete para que pudieran entrar, y pusimos dos arcos".

Rafael explica que "viajé muchas veces a La Plata, iba con el número de expediente a tramitar la escritura, a la Torre 1, pero ya mis chicos no estaban más en la escuela, por eso me fui de la cooperadora en ese momento. Pudimos hacer muchas cosas con el grupo que estábamos trabajando, entre ellos recuerdo a Marta Giordano, Cotta, Celia Fernández, Nora Carranza, Carlos Viñambres".

 

El cofre

Como buena secretaria, Bety todo lo relacionado a la documentación lo tiene bien presente. "Marita Agreste hizo el acta de la toma de posesión", asegura. Soriano amplía el dato: "En el acto se enterró un cofre sobre la calle La Madrid, todos los que asistimos firmamos un pergamino que se colocó dentro del cofre junto a la ordenanza y el acta de posesión del terreno, tengo la nota de invitación a ese acto, las fotos que se sacaron son las que mandamos al Ministerio de Educación de la Nación. Se hizo un pozo y se enterró el cofre para desenterrarlo a los 100 años, sería lamentable tener que sacarlo antes. El duplicado de esos documentos tiene que estar en el Colegio".

La ex secretaria nombra algunos de los presentes en el evento, entre ellos "Lilia Gómez nos ayudó mucho, ella y Néstor Rodríguez acompañaron en la gestión al igual que Nicolás Sabatini. Incluso los chicos vinieron a hacer actividades físicas al terreno, que se dejaron de realizar porque era al aire libre".

 

Usurpación

"Cuando usurpan una casa no se los puede sacar y a nosotros nos sacan así nomás, hay algo que no me cierra. Para mí sería una usurpación -insiste Soriano- lo que quieren hacer con eso. ¿No les han avisado entonces que tenemos la posesión formal del terreno? En este momento está ocupado por el Colegio Nacional, todo lo que se hizo fue con plata de la cooperadora, de los chicos del colegio... La toma de posesión se hizo ante escribano, con autoridades del colegio de ese momento, se hizo un acto con un acta, se le aviso al Ministerio de Educación de la Nación de la toma de posesión del terreno. Es decir, formalmente está hecha la posesión para el Colegio Nacional".

Una anécdota que corrobora sus dichos es que "cuando venían los circos a Tres Arroyos iban a la Municipalidad a pedir permiso para armar las carpas en ese terreno y la Municipalidad los mandaba al Colegio Nacional para que el permiso lo diéramos nosotros, por lo que la Municipalidad reconocía la posesión".

Soriano conmovido por la situación asegura: "Siento vergüenza que el municipio niegue la propiedad del terreno de un colegio, no es de un particular, es del colegio de los chicos. Me parece perfecto que se haga un gimnasio y que se comparta. Pero no se dan cuenta o se olvidan que la posesión la tiene el colegio. No se puede borrar con el codo lo que se escribe con la mano. Esto llevó tiempo, amarguras, tomadas de pelo, porque nos tomaban el pelo. Legalmente o moralmente es del Colegio Nacional. La plata de los chicos está enterrada ahí, el aporte de cooperadora".

Y la despedida la rubrica Bety con el emoción a flor de piel: "No queremos que el colegio se quede con las manos vacías. Fue un gran trabajo de Carlitos Viñambres para llevar la contabilidad de las cuotas de cooperadora. Muchas actividades agotadoras... El terreno no es de cooperadora, es del colegio, será para los chicos de la Escuela Media, del ex Colegio Nacional. Porque lo que dejamos era para las generaciones que vendrían".