La Voz del Pueblo festeja sus 114 años

Tres Arroyos lun 21 de Agosto de 2017

   ANOCHE HUBO INCIDENTES MUY VIOLENTOS

Murió un menor en Juárez, otro está grave

     
2017-01-11 ...

Un adolescente falleció ayer en Benito Juárez y otro se encontraba en grave estado, luego de que fueran hallados en horas de la madrugada inconscientes junto a la ruta 86, a unos 15 kilómetros de la planta urbana de la mencionada ciudad en dirección a Bunge. Al llegar personal policial, se encontraban junto a las bicicletas en las que se movilizaban, sin que los rodados presentaran signos de haber sido atropellados o de haber sufrido un accidente. Ambos fueron trasladados al Hospital Eva Perón, donde se produjo el deceso de uno de ellos.

Se convocó a través de las redes sociales a una concentración frente a la Estación de Policía Comunal para las 19.30, que derivo en forcejeos, insultos y la posterior rotura de los vidrios; los hechos más graves se registraron en la vivienda de un vecino, que fue quemada, al igual que una camioneta, presuntamente por entender -los responsables de provocar los desmanes- que tiene una vinculación con lo sucedido a los dos menores. En este sentido, es importante señalar que no hay detenidos y la fiscal Laura Margaretic dijo a La Voz del Pueblo al cierre de nuestra edición que hay varias líneas de investigación (ver recuadro).

De acuerdo a información que publicó el diario El Fénix en su sitio digital y a consultas realizadas en forma telefónica por este diario, se aguardaba que las pericias pudieran ofrecer información sobre el origen de los graves traumatismos que los menores tenían sobre todo en el rostro y la cabeza.

 

Inconscientes

El hallazgo tuvo lugar a unos 200 metros del establecimiento rural La Jacinta. Un transportista que pasaba por la ruta 86 advirtió que había dos personas o cuerpos en cercanías del camino, por lo cual dio aviso a la Policía Comunal. Al llegar los efectivos y la asistencia médica, se detectó que los adolescentes tenían signos vitales pero estaban inconscientes y se dispuso su inmediato traslado al Hospital Eva Perón, donde ingresaron al área de Terapia Intensiva y uno de ellos perdió la vida pocas horas después. Su compañero padeció también lesiones graves y permanecía al cierre de nuestra edición con un estado de salud muy delicado.

Además de las bicicletas, tenían materiales para una jornada de pesca. No se proporcionó la identidad debido al secreto de sumario y a disposición judiciales, pero sí se pudo confirmar las edades de 15 y 16 años. Al parecer, según consigna El Fénix, tenían pensado pescar en una laguna ubicada en cercanías de Mariano Roldán.

La policía y la justicia buscaban establecer en que circunstancias ocurrió este hecho, si hubo un accidente -hipótesis que al menos el estado de las bicicletas debilitaba- o fueron víctimas de una agresión, lo que podría guardar relación con los golpes en el rostro y la cabeza.

La causa fue caratulada como "Averiguación de causales de muerte y lesiones graves", con intervención de la fiscal Laura Margaretic y la Oficina de Ayudantía Fiscal de Benito Juárez. 

 

Descontrol

La marcha prevista a partir de las 19.30 se inicio de manera tranquila, con la concentración de vecinos. En el interior de la sede policial se encontraban el intendente Julio Marini; Horacio Alonso, responsable de Seguridad; autoridades policiales; entre otros.

De acuerdo a lo que se informó a este diario, la puerta de la Estación de Policía estaba cerrada y los manifestantes, al tomar fuerza el rumor erróneo de que había un detenido, ejercieron presión y la abrieron.

En el interior, recibieron la explicación de que no hay un detenido e incluso se decidió mostrar las celdas para que puedan confirmar esta afirmación. Hubo insultos y momentos de tensión, luego de varios ingresos y egresos, cuando parecía que manifestantes se iban a retirar del lugar, algunos de ellos arrojando piedras rompieron los vidrios.

Integrantes de Infantería intervinieron con balas de goma para disuadir e intentar retomar el control de la situación.

Mientras tanto, otro grupo se dirigió a la vivienda de un vecino, a quien supuestamente le adjudicarían una responsabilidad en el hecho que tuvo como víctimas a los adolescentes, y la incendiaron, así como prendieron fuego una camioneta.

Sobre la medianoche, se buscaban tomar medidas para garantizar la calma en una madrugada que -se sabía- presentaría riesgos ante el ambiente enrarecido por la violencia.