La Voz del Pueblo festeja sus 114 años

Tres Arroyos vie 18 de Agosto de 2017

   cartas de lectores

Regresos

     
2017-07-31 Escribe Alicia Hurtado

Señora directora:

Unos cuantos días alejada de Tres Arroyos, aunque, Internet mediante, uno no se aleja del todo nunca, hacen que encontremos algunos cambios. La calle La Madrid ha sido torpedeada, pero para bien, en un corto tiempo, esperamos, ya se podrá circular por ella sin riesgo de caer en uno de los innumerables cráteres que tenía.

Ya se ven carteles con propaganda política, incluso vi un pasacalle que me desorientó pues parece que el señor Sánchez se postula para intendente, capaz que mis recién celebrados setenta años me han jugado una mala pasada.

Muchos comentarios despierta la cantidad de accidentes de tránsito que tenemos a diario, y vemos infracciones todo el tiempo (gente que habla por su celular mientras conduce, gente que circula a velocidades por encima de lo permitido, autos estacionados en lugares prohibidos...) pero se ve poca vigilancia, ninguna casi podría decirse.

Quienes viven cerca de lugares de recreación nocturna sufren con los desmanes a la salida, con sus puertas convertidas en mingitorios, sus veredas empedradas de desechos varios, pero los controles parecen no existir y, si están, miran para otro lado o whatsappean. Y ni hablar de un lugar nocturno lleno de jóvenes al punto de duplicar, o más, su capacidad, que funcionó con autorización municipal y de los bomberos de la policía, según se afirma. Afortunadamente, nada irreparable ocurrió, pero debería de servirnos para ser más cuidadosos, más exigentes, en ese delicado aspecto.

¡Y los precios! Esos siempre están a la altura de las grandes ciudades. Y más aún. Quizás sea porque el flete todo lo encarece, pero he pagado la carne acá, más cara que en un supermercado de Nordelta, y juro que nosotros tenemos las vacas más cerca que ellos...

Siempre es bueno volver al pago, con baches, con descontroles, con mucha gente querida que se extraña, con tantas cosas buenas para ver y no tan buenas para tratar de que mejoren...,  ojalá siempre podamos disfrutarlo, criticarlo o alabarlo, según corresponda.