La Voz del Pueblo festeja sus 114 años

Tres Arroyos vie 18 de Agosto de 2017

  CONFLICTO CON LOS DOCENTES

Viejos recursos para una disputa recurrente

     
2017-02-27 Por José Picón

Para el gobierno bonaerense el conflicto es político. Esa es la explicación que ponen sobre la mesa los funcionarios provinciales para justificar el paro docente que impedirá el normal inicio de las clases el 6 de marzo.

En rigor, la explicación oficial no sorprende. Y lejos está de ser novedosa y creativa.

Roberto Baradel es el líder del SUTEBA, el principal actor del Frente Gremial Docente. Su figura es blanco de los ataques oficiales. Los ministros de María Eugenia Vidal lo acusan de actuar de manera deliberada para perjudicar a las administraciones nacional y provincial de Cambiemos respondiendo a su indisimulada filiación kirchnerista.

Nada nuevo, en verdad. A idéntico recurso apeló durante varios años, aunque con menor virulencia verbal, es cierto, la administración de Daniel Scioli cuando se tensaba la negociación salarial con los maestros. El ex mandatario sospechaba que la intransigencia de Baradel residía en la intención de horadar su figura, por entonces lanzada en la carrera presidencial sin la anuencia de la Casa Rosada.

El barbado dirigente en una suerte de sincericidio, declaró hace poco más de un mes sus deseos de que el Gobierno pierda las elecciones porque "si le va bien, le va mal al pueblo argentino". Fue una manera de desnudarse.

De esas afirmaciones y múltiples fotos junto líderes ultra K, se toma por estas horas el vidalismo para darle una batalla frontal al gremialista y defender, de paso, su propuesta salarial del 18% en cuatro cuotas, ajustable cada trimestre por inflación.

La negociación salarial parece trabada, como si ambos sectores en pugna decidieran medir fuerzas y ver hasta dónde llega cada uno. El conflicto desatado a nivel nacional también ayuda a que la beligerancia no ceda. En el medio, unos 4,5 millones de alumnos y sus familias miran resignados el desarrollo de un clásico de cada año del que siempre salen perdidosos.

 

Cartas en juego

Para la Provincia, la oferta del 18% es "inamovible". Y no sólo porque consideran que es "beneficiosa" para los maestros ya que de la forma en que está articulada "nunca" perderán frente a la inflación: hay cuestiones de política económica nacional que estarían obligando a Vidal a ser inflexible en ese punto.

La paritaria docente está siendo, efectivamente, monitoreada por la Nación. La pauta del 18% en cuatro cuotas que el gobierno provincial cerró allá por diciembre con los gremios estatales fue tomada como modelo. La gobernadora le exigió el mismo tratamiento a los intendentes y ahora el gobierno de Macri no quiere que la paritaria docente se salga de esa pauta, amén de que el resto de las provincias -con la excepción de San Luis y alguna más- se encamina a adoptar el mismo temperamento.

Juzgan que ese porcentaje ayudará a mantener a raya a la inflación prevista en el Presupuesto de este año, aún cuando estimaciones privadas ya hablan de una proyección del 22 anual.

Sin embargo, el gobierno de Vidal emitió señales, en medio de la pirotecnia verbal, en el sentido de empezar a reconocer que el año pasado los maestros perdieron frente al alza del costo de vida. Los gremios acordaron un 34,6% y para Baradel la caída en el poder adquisitivo fue de entre 8 y 10 puntos. Ministros bonaerenses empezaron a blanquear en público que esa caída fue de apenas 2.

Por estas horas se analiza a nivel oficial la forma de reconocer ese desfase sin alterar la mencionada pauta del 18. Hay algunas variantes en juego, una de ellas, volver al esquema del presentismo, un plus que enterró el entonces gobernador Felipe Solá por pedido de los propios sindicatos que lo consideraban "un premio a la salud".

¿Hay otras alternativas en danza? Trascendió, aunque con menos fuerza, la posibilidad de "achicar los tramos" del aumento propuesto, para que la última cuota se pague antes de octubre, lo que técnicamente mejoraría el porcentaje final.

¿Podría hacer su aporte la Nación para apaciguar el conflicto? Por ahora, no hay intención de modificar el Fondo de Incentivo Docente que se afronta con fondos de la administración central y que representa un 10 por ciento del salario docente. Pero no se descarta si los paros se extienden.

Mientras monitorea cómo evoluciona el conflicto y analiza cuándo volver a convocar a los gremios pese al paro ya lanzado, el gobierno provincial ya elaboró una suerte de manual de estilo para proceder frente a las medidas de fuerza.

Por lo pronto el lunes 6, apenas comience el paro, tendría resuelto disponer la conciliación obligatoria con la idea de obligar a los sindicatos a iniciar una nueva etapa de negociación. Si los gremios no aceptan -de hecho plantean que el Ministerio de Trabajo es "juez y parte" en los conflictos y no tiene atribuciones para adoptar una medida de esas características-, Vidal dispondrá el aumento por decreto y comenzará a pagar la mejora salarial.

Allí puede que arranque otra etapa de la confrontación, acaso más virulenta. En el gobierno bonaerense piensan que acaso pueda contribuir a desinflar la huelga el oportuno fallo que consiguió en la Cámara en lo Contencioso Administrativo de La Plata que avaló el descuento de los días de paro. "En un salario promedio de 19 mil pesos, son 400 pesos por día", argumentan.

 

¿Emergencia?

Vidal, dicen, será inflexible con los descuentos. Sin embargo, no existen certezas en torno de hace dónde virará el conflicto. Hay una última carta en la manga por si la guerra con los sindicatos ya no encuentra dique de contención: declarar la emergencia educativa.

En la Provincia han venido trabajando en forma sigilosa sobre ese aspecto que implicaría, se dice, suspender los derechos docentes previstos en el Estatuto, disponer el traslado de educadores que no están de paro para cubrir servicios y hasta contratar "docentes externos" al sistema educativo para suplir las ausencia.

En las últimas horas, una movida surgida en las redes sociales en la que se ofrecían voluntarios para garantizar el comienzo de las clases, generó todo tipo de especulaciones, matizadas por críticas y apoyos. Parecía inverosímil que se fuera llegar a tanto. La emergencia educativa que se analiza, no parece tan lejana de aquella proposición laboral. (Diario El Día, de La Plata).